Blog

Ciudades inteligentes y el ahorro de energía

  |   Domótica   |   No comment

Cuando se habla de ciudades inteligentes se piensa en primera instancia en una aplicación de tecnología que ayuda en todo. Una de esas cosas para la que puede llegar a ser muy útil las ciudades inteligentes es el ahorro de energía.

 

Actualmente en nuestro país el gasto de alumbrado público está cercano a los 11.000 millones de pesos al mes, en ciudades como Bogotá o Medellín. Al implementar tecnología en su gestión puede volver más eficiente el sistema hasta en un 80%. 

 

La clave está en incluir tecnologías de la información y las tecnologías (TIC) y aplicación de conceptos del Internet de las Cosas (IoT), en toda la administración de la energía. Una combinación que serviría mucho en Colombia. El alumbrado inteligente y conectado podría transformar millones de bombillas encendidas en el país en una fuente de ahorro frente a las crisis energéticas que podrían surgir.


Una forma de volver esto realidad sería: conectar las luminarias con sensores y a una red de comunicaciones inalámbrica, para tener control y automatización. Esto ayuda en la reducción del consumo, además del gasto público en su operación.

La iluminación conectada es una de las aplicaciones del IoT en las ciudades inteligentes. La vinculación del IoT con las TIC genera beneficios muy positivos, empezando por el retorno de la inversión en la administración de las ciudades. La sola migración de las bombillas tradicionales a LED podría reducir los gastos en un 50%. Además, la conectividad e inteligencia, otorgado por el IoT, aportaría un 15% y un 20% si se controla la potencia de las luces.

Otro de los múltiples beneficios que tendría una ciudad inteligente, en relación al ahorro de energía, es la gestión energética, porque se podrían detectar problemas de suministro de manera ágil. Actualmente, el proceso de verificación del alumbrado se hace por visualización y de manera manual. Al usar un sistema interconectado las fallas se verían en tiempo real a través de una pantalla. Gracias al monitoreo, la detección y reparación de una falla sería más eficiente.


Además, otro de los beneficios es la seguridad. Con la tecnologías en iluminación implementadas en las ciudades inteligentes es posible ampliar la cobertura de alumbrado público, gracias al ahorro que esta genera. ayudando así a la seguridad de espacios que por falta de luz son críticos para la población.

¿Cómo lograr un alumbrado para ciudades inteligentes?

La clave está en formar una red que automatice la operación del alumbrado. Un ejemplo es la implementación de sensores, pueden ayudar a detectar los niveles de luz natural alrededor de las luminarias, automatizando el encendido y apagados de las luces. También, si toda la acción está centralizada, un operador puede programar la potencia de cada lámpara de manera individual, ayudando en el consumo energético.


Las ciudades con modelos de iluminación inteligentes ya se han aplicado con éxito. Los Ángeles, Phoenix, Oslo, Estocolmo y Wellington, son algunas de las ciudades que ya cuentan con un sistema de iluminación digno de una ciudad inteligente. En ellas el sistema de alumbrado inteligente conserva la iluminación al 100% las primeras horas de la noche, y las disminuye a un 50% después de media noche, cuando baja el tráfico de personas y vehículos, para ahorrar energía.


Aunque este tipo de ideas son fuertes a nivel mundial, en nuestro país se han hecho pequeños avances. Aún falta dar un gran salto en la modificación tecnológica y la administración del alumbrado público, para alcanzar en algo a las ciudades inteligentes que se empiezan a proyectar.

No Comments

Post A Comment