Blog

Iluminación arquitectónica

  |   Domótica, Iluminación   |   No comment

Cuando hablamos de iluminación arquitectónica nos referimos al conjunto de técnicas orientadas a iluminar espacios interiores y exteriores. La luz es un elemento que se integra a la arquitectura como otro elemento más.

La implementación de la iluminación arquitectónica va más allá de la división de espacios, o la decoración, toma el papel de transmitir emociones. Así lo entendía Le Corbusier, uno de los padres de la arquitectura moderna, al expresar frases como:” La arquitectura es el juego sabio, correcto y magnífico de los volúmenes bajo la luz”

A través de la modificación de la iluminación es posible reinventar los espacios e influir en la percepción arquitectónica. Con la luz se puede ampliar o reducir los espacios, establecer conexiones o delimitar zonas, acentuar, modificar objetos, cambiar alturas y anchuras. Todo lo anterior es posible sin necesidad de cambiar lo físico, sólo con la iluminación.

Hay muchas formas y elementos que permiten desarrollar los diseños de iluminación arquitectónica. La manera como se distribuye la luz, el tipo de lámpara, la intensidad lumínica y la ubicación, son algunos de los factores que van definir cómo se va a ver la estructura. Algunas ejemplos:

  • Implementar baja iluminación puede servir para acentuar los elementos arquitectónicos que se deseen.
  • La iluminación vertical puede servir para dar una sensación de claridad en el interior y en exteriores funciona para enfatizar los hitos, volviendolos visibles a distancia.


Otro factor importante en la iluminación es el color. Se denomina color a la luz que irradia de una fuente y para describirlo se usan variables como temperatura o reproducción cromática. Los colores de luz cálida se usan en espacios relajados, con iluminaciones bajas y haces de luz puntuales, de esta manera se crean ambientes cómodos y relajados. Los colores de luz fría son lo opuesto, se aplican a la iluminación uniforme en espacios donde se realizan actividades enérgicas.

Algo muy importante y que no debemos dejar de lado a la hora de la iluminación arquitectónica, la sombra. Cuando se ilumina un objeto hay una interacción del color de la luz, la sombra y el color del objeto. Hay que tener en cuenta las características de las superficies, porque a través de la luz se pueden modificar.

No Comments

Post A Comment